El consumo de combustibles de automoción muestra indicios de recuperación durante 2014
Nuevo comentario 0 comentarios
Un buen indicador de la coyuntura económica es el consumo de combustibles de automoción. Lo que nos indican los datos de que disponemos hasta la fecha del consumo mensual durante 2014 nos muestra una clara mejora respecto al año anterior.

En el acumulado hasta mayo de este año, la gasolina ha sufrido un ligero descenso (-0,3% en total), a pesar de que si siguen las tasas positivas que observamos en los meses de enero, marzo, abril y mayo, al final del año el consumo habrá sido superior al de 2013. En el caso del gasóleo, en cambio, muestra una clara tendencia a la recuperación y en el acumulado del año suma un 1,6% más que en el mismo periodo del año 2013. Debemos recordar que el gasóleo de automoción es el combustible más consumido, de modo que el año anterior supuso un 82% del total. Tanto en el caso de la gasolina como en el del gasóleo, destaca el incremento notorio del mes de marzo de 2014 respecto al mismo mes del año anterior.

Esta evolución de los primeros cinco meses del año contrasta con lo ocurrido desde 2008. El gráfico de la evolución de los consumos de combustibles desde principios de siglo XXI hasta 2013 nos muestra que el máximo se dio en 2007, momento a partir del cual se inicia un descenso continuado que ha supuesto que desde este año el consumo de combustibles de automoción ha sido un 23% inferior. Sin embargo, gasolina y gasóleo presentan evoluciones diferentes. Una de las características del parque de turismos español es su transformación, de tal forma que los vehículos diésel han acabado dominando sobre los de gasolina. Debido a esto, la tendencia en el consumo de este último combustible ha sido de constante descenso desde principios de siglo y también, a causa de ello, la caída de su consumo desde 2007 –de -30,5%– ha sido más intensa que la del gasóleo, que ha llegado al -21,3%.

Desde el punto de vista geográfico, la recuperación del consumo de combustibles de automoción ha sido más intensa en las comunidades de Navarra, Aragón y Extremadura. El incremento de Cataluña, que tiene un consumo seis veces mayor que Navarra, ha sido del 3%, con lo que se sitúa como cuarta comunidad autónoma donde el incremento del consumo de combustibles ha sido superior a la media española. Tres comunidades, Galicia, Madrid y Murcia, presentan aún tasas negativas respecto al año anterior. Las tres comunidades con mayor consumo en términos absolutos tienen comportamientos diferenciados. Así, ya hemos mencionado el caso de Cataluña con un incremento notablemente superior a la media española. Andalucía, por su parte, tiene una tasa de variación positiva (1,8%) muy próxima a la media española (1,3%). De Madrid ya hemos destacado su tasa negativa, que es del -2,2%.

En el mapa siguiente presentamos la variación del consumo por habitante (media mensual) entre enero y mayo de 2013 y los mismos meses de 2014. Observamos que todas las provincias gallegas tienen tasa negativa en el consumo y constatamos la existencia de una franja central de la España peninsular donde también se han producido variaciones del consumo medio por habitante con signo negativo, a la que se añaden las provincias de Murcia y Sevilla. Por contraste, las provincias donde ha aumentado con mayor intensidad el consumo de combustibles de automoción –sumando gasolinas de automoción y gasóleo A, y en términos de consumo medio mensual por habitante– son Soria, Navarra, Jaén, Gerona y Vizcaya.