El tráfico ha crecido en la Red de Carreteras del Estado durante seis meses consecutivos desde octubre del año pasado
Nuevo comentario 0 comentarios
El tráfico es uno de los termómetros de la situación económica. Con los datos de marzo, los últimos disponibles, podemos intuir un cambio de tendencia en su evolución.

El año 2013 se ha cerrado con una caída del tráfico del 1,4% respecto a 2012. Se trata del menor descenso del tráfico desde 2008, año en que se inició la crisis. Dicho fenómeno viene causado por la evolución positiva de la segunda mitad de año: una tasa de variación superior al 4% en el mes de agosto, tasas positivas el resto del año, aunque relativamente bajas.

Esta evolución mensual ha provocado que durante la segunda mitad de año las tasas trimestrales sean positivas: un incremento en el tercer trimestre de un 1% y de un 0,5% durante el último trimestre de 2013. El primer trimestre de 2014 ha tenido un incremento superior al 1,5% gracias a la evolución positiva de los meses de enero (0,5%), febrero (1,6%) y marzo (2,7%).


De todos modos no debemos olvidar cuál ha sido la evolución del tráfico de los últimos años, con una caída global del 14,3%. Desde 2007, las tasas de variación interanual fueron todas negativas. Pero las más intensas han sido la del primer año de crisis, en 2008 (-3,5%), y la de 2012 respecto a 2011, que ha sido la más importante (-4,9%). El resto de años han presentado caídas del tráfico más moderadas. En conjunto, en 2007 circularon, según las estimaciones del Ministerio de Fomento, 133.313 millones de vehículos-kilómetro (una intensidad media diaria de 14.131 vehículos) y se ha pasado a los 114.192 del año 2013 (con una IMD de 12.176).


El descenso del tráfico no se ha producido con la misma intensidad en todas las carreteras. Hasta el año 2011, las carreteras que presentaban mayor descenso han sido las autopistas, pero en los dos últimos años el tráfico en las convencionales ha caído considerablemente. En conjunto, en las autopistas de peaje el tráfico ha caído alrededor de un 28% desde 2007 y un 36% en las convencionales. Dado que en las autovías libres el tráfico prácticamente no ha variado, podemos entender que han absorbido una parte del tráfico que antes circulaba por autopistas y convencionales.


Tampoco los distintos tipos de vehículos se han comportado de la misma forma. La caída del tráfico ha sido mucho más intensa para los vehículos pesados (camiones y autobuses), que ha llegado al 34,6%, mientras que los vehículos ligeros (incluimos motocicletas, turismos, camionetas y tractores agrícolas) ha sido mucho más moderada: del 10,2%. Los datos ofrecidos por el Ministerio de Fomento denotan una mayor caída en los vehículos vinculados al transporte de mercancías que en los de transporte de viajeros.

Así, entre los vehículos ligeros, la caída de más alcance se ha producido en las camionetas, que han pasado de 11.288 millones de vehículos-km en 2007 a 7.117 en 2012 (un -37%, muy por encima de la media de los ligeros). En el caso de los vehículos pesados, mientras que el descenso del tráfico de camiones ha sido constante, la circulación de autobuses ha aumentado de 1.137 millones de vehículos-km en 2007 a 1.455, en 2012, siempre según los datos del Ministerio de Fomento.