Las flotas eléctricas avanzan
31 de marzo de 2016
Nuevo comentario 0 comentarios
Programas europeos como el I-CVUE fomentan el cambio de flotas diésel a flotas eléctricas.

Las ventas de vehículos eléctricos a nivel español se han triplicado en lo que llevamos de año respecto al mismo periodo del año anterior, manteniendo una tendencia de aumento de los vehículos eléctricos puros e híbridos enchufables al parque circulante estatal.

La puesta en marcha del Plan MOVEA ha supuesto ayudas de unos 5.500 € para la compra de turismos y de unos 8.000 € para las furgonetas, además de ayudas adicionales para la instalación de puntos de recarga. Sin embargo, la aparición en el mercado de nuevos modelos de coche eléctrico, la mejora continua de la autonomía de las baterías y el creciente compromiso de las empresas en la reducción de las emisiones contaminantes también han contribuido decisivamente a una migración progresiva hacia la movilidad eléctrica.

A pesar de las excelentes noticias en lo que se refiere a las matriculaciones de vehículos eléctricos, se prevé un periodo de descenso de esta tendencia debido al agotamiento de los fondos del Plan MOVEA hasta, como mínimo, el mes de mayo. Esta falta de continuidad en las ayudas produce incertidumbre entre los usuarios y entre los gestores de flotas y no permite que España, como tercer productor de coches eléctricos europeo, pueda impulsar la movilidad eléctrica. El proyecto europeo I-CVUE (Incentives for Cleaner Vehicles in Urban Europe), del que el RACC forma parte del consorcio, ha realizado un estudio comparativo sobre la implantación del vehículo eléctrico y el marco de ayudas para la adquisición de este tipo de vehículos en varios países europeos. Los países en los que la movilidad eléctrica está mucho más desarrollada tienen programas de incentivación estables con medidas como la exención del impuesto de circulación (Holanda) o el no pago del IVA en la compra de un vehículo eléctrico puro (Noruega, en que el IVA es del 25%). Ver documento.

Fomento de la implantación del vehículo eléctrico en las flotas corporativas

Pero el principal objetivo del proyecto I-CVUE es el fomento de la implantación del vehículo eléctrico en las flotas corporativas, ofreciendo una auditoría gratuita en la que, a partir de los datos de los vehículos (características, consumo y kilometraje diario) aportados por los gestores de flota, se puede comparar el coste de la vida útil de un vehículo nuevo diésel o su alternativa en eléctrico. El RACC colabora activamente en este servicio a las flotas valorando todos los parámetros con implicaciones económicas en la vida útil de los vehículos, desde el precio de compra con incentivos hasta los costes de mantenimiento, seguro, tasas e incluso aspectos fiscales.

¿Por qué las flotas de empresa? El kilometraje diario de los vehículos corporativos suele ser menor que la autonomía media real de un vehículo eléctrico (120 km) y asimismo es lo suficientemente elevada como para que el ahorro en combustible sea relevante. Además, se trata mayoritariamente de vehículos diesel que circulan en gran medida por las áreas metropolitanas, las zonas más afectadas por la contaminación del aire. El RACC hasta el momento ya ha realizado algunos análisis de flotas públicas, como TMB, y de empresas privadas como Bureau-Veritas, entre otros.

Más información

- Página web del proyecto europeo I-CVUE
- Estudio I-CVUE: movilidad eléctrica en Europa
- Movilidad eléctrica en Cataluña (Generalitat de Catalunya)