La inversión en innovación contribuye a la recuperación de la industria del automóvil
Nuevo comentario 0 comentarios
En los primeros nueve meses de 2014 se ha vendido un 17% más de vehículos que en el mismo periodo del año anterior. El valor de la producción de esta industria también ha ido en aumento.

A principios de octubre, la patronal de fabricantes de automóviles ANFAC ha hecho público que en los primeros nueve meses del año se ha vendido un 17% más de vehículos que en el mismo periodo del año anterior. El valor de la producción de esta industria también ha ido en aumento, como lo demuestra también la evolución del índice de la cifra de negocios que ha hecho que se sitúe en niveles ligeramente superiores a los de los primeros años de la serie que mostramos en el gráfico. No se llegan a recuperar, sin embargo, los niveles máximos del periodo 2006-2008.

Dicho aumento de la cifra de negocios no ha ido acompañado de una recuperación del empleo a los niveles de 2009, el año más crítico en la caída de la producción. En conjunto, el sector (que incluye la fabricación de vehículos, la de remolques y semirremolques y la de componentes) ha perdido un 16,3% de los trabajadores que tenía en 2008. Aunque la recuperación producida a raíz del restablecimiento de los programas de incentivos para la renovación del parque de vehículos, a partir de 2009, ha contribuido al aumento de la producción, en términos de empleo sólo se ha logrado frenar la pérdida de ocupados de la industria hasta 2012.

El incremento del valor de la producción, acompañado de la caída en el empleo, ha tenido un efecto sobre la productividad que ha aumentado notoriamente desde el año 2010, superando con creces la existente en los momentos iniciales de la crisis. En el año 2012 las empresas del sector de la automoción (que incluyen aquí fabricantes de automóviles, de componentes y de remolques) eran un 5,4% más productivas que en 2008 en términos de valor añadido por persona ocupada.

No podemos atribuir este aumento de la productividad exclusivamente a los efectos de los planes PIVE ni a la caída del empleo. Las empresas que fabrican vehículos de motor han realizado un esfuerzo notable de inversión en innovación (actividades de I + D más otras inversiones en innovación). De los cerca de los 1.353 millones de euros invertidos en 2007 se ha pasado a los 1.545 de 2012, situándose en niveles similares a los de principios del siglo XXI. Además este esfuerzo se ha realizado de manera diferenciada respecto de otros sectores. Así pues, en el conjunto de las empresas, la inversión en innovación ha caído un 26% respecto a 2007, mientras que las que fabrican vehículos de motor han aumentado la suya en un 14%.

Todo ello ha llevado a que la industria automovilística, a pesar de ser de intensidad tecnológica media-alta, se haya convertido en el principal sector industrial en cuanto al volumen de inversión, llegando a significar el 23% de las inversiones en innovación de las empresas industriales y cerca del 12% de toda la inversión en innovación, en el año 2012. De hecho, dentro de la industria, la fabricación de vehículos de motor es la primera en inversión, superando algunas actividades de intensidad tecnológica alta como la farmacéutica o la industria aeronáutica. Respecto del total de sectores, los vehículos de motor están en cuarto lugar en inversión en innovación, por detrás de los epígrafes "actividades profesionales, científicas y técnicas", "información y comunicaciones" y "servicios de I + D".