La siniestralidad en carretera en España sólo cae un 0,3% en 2014: la reducción más baja desde el año 2003
Nuevo comentario 0 comentarios
El año 2014 se ha cerrado, según los datos provisionales ofrecidos por la DGT, con la muerte de 1.131 personas en las carreteras españolas.


Ver interpretación de los datos en el siguiente articulo: Claroscuros en el balance de accidentalidad vial

Esto supone que por undécimo año consecutivo se ha conseguido reducir la siniestralidad. Sin embargo, como ya se advertía en el análisis "La siniestralidad en carretera de Semana Santa de 2014, ¿un síntoma preocupante?", el año se ha cerrado con la menor reducción desde 2003 (año en el que hubo una tasa positiva del 0,7%). Después de tres años consecutivos con tasas de reducción superiores al 10%, la de 2014 es prácticamente imperceptible: -0,3%.

La mayoría de los accidentes y de las víctimas han tenido lugar históricamente en las vías convencionales. Los datos disponibles desde 2006 nos muestran que la tendencia ha sido similar tanto en las vías de gran capacidad (autopistas y autovías) como en las carreteras convencionales. En las autopistas, el descenso de la siniestralidad respecto al año 2006 ha sido del 26%, más moderado que en las autovías y que en las carreteras convencionales (40% en cada uno de los dos casos). Sin embargo, han sido precisamente los accidentes en las carreteras convencionales los que han provocado que la tasa de reducción de 2014 haya sido tan reducida, de modo que mientras que en autopistas y autovías se pasaba de los 272 muertos de 2013 a 237 el año acabado de cerrar, en las carreteras convencionales se ha pasado de 862 muertes en 2013 a 894 en 2014.


La mayor parte de las víctimas mortales de 2014 lo han sido en accidentes producidos por salidas de la vía de los vehículos en que viajaban. Pero el segundo tipo de accidente han sido las colisiones frontales y fronto-laterales. Estas se producen casi en exclusiva en las carreteras convencionales. Así, en las vías de gran capacidad sólo se registran 13 víctimas de choques frontales y 1 de fronto-lateral. En cambio, en las carreteras convencionales hay 205 y 142, respectivamente, lo que significa un 31% del total de víctimas de 2014.

La mayoría de las víctimas viajaban en turismos, los cuales han tenido desde 2003 una de las tasas de reducción más importantes (-78%), después de los ciclomotores (-90%). En 2014 la reducción de los pasajeros de turismos ha sido relativamente moderada: sólo 4 muertes menos que el año anterior. El incremento más elevado de la mortalidad en carretera ha sido el de las personas que viajaban en vehículo articulado (180% más) y en furgonetas (96% más). Esto explica, en gran parte, que a pesar de haber habido menos accidentes que el año pasado (-2%), la tasa de reducción sea tan cercana a 0. Incluso teniendo en cuenta el grave accidente de autobús de Cieza (Murcia), de 8 de noviembre, en el que murieron 14 personas en un solo accidente, los muertos en autobús se han reducido en un 38%.

En cambio, las víctimas que viajaban en camión han sufrido un aumento del 26% respecto al 2013. En cuanto a los vehículos de dos ruedas, estos han tenido históricamente un comportamiento diferenciado del resto de vehículos, sobre todo por lo que se refiere a las bicicletas y a las motocicletas. Sin embargo, este 2014 motocicletas y ciclomotores han sumando menos víctimas que en el anterior (-12% y -33%, respectivamente), mientras que los muertos que circulaban en bicicleta han aumentado en 9 personas más (24%). Los vehículos agrupados en el epígrafe de "otros" han seguido una tendencia bastante similar a la de los vehículos de 2 ruedas pero con una reducción más notable durante el año 2014 (-15%). Finalmente, los peatones que han sido atropellados en las carreteras han vuelto a disminuir, después de que en 2013 presentaran una tasa de incremento positiva, aunque las 114 personas que murieron arrolladas en las carreteras todavía suponen un 10% de las víctimas totales, siendo superados sólo por las víctimas de turismos (589 personas) y por las de motocicletas (169).


Por último, no disponemos todavía de datos territorializados. Sin embargo, con la información del último boletín del año 2014 que ofrecía la DGT, con datos a 17 de diciembre, nos podemos hacer una idea sobre cómo habrán ido las cosas en las comunidades autónomas. En la fecha señalada, pues, había seis de las 17 comunidades autónomas que tenían una reducción de la mortalidad en carretera superior a la media española. Entre éstas, destacan el País Vasco y La Rioja, con reducciones superiores al 40%.

En términos absolutos, y a la espera de datos que permitan corroborarlo, las comunidades que más habrían contribuido a la reducción de la siniestralidad en 2014 habrían sido Cataluña, el mismo País Vasco y Castilla-La Mancha. Por otro lado, Navarra (con un 42% más de muertes que el año pasado) y Extremadura (31% más) serían las que peores resultados presentan, aunque en términos absolutos son equiparables a Galicia, la Comunidad Valenciana y Aragón.